viernes, 5 de julio de 2013

Teoría del Diseño Minimalista

“Menos es más”. Esta frase del arquitecto alemán Mies Van Der Rohe se ha convertido en la máxima definición del minimalismo. El diseño minimalista es el diseño en su forma más básica, es la eliminación de elementos pesados para la vista. Su propósito es hacer que sobresalga el contenido. Desde el punto de vista visual, el diseño minimalista está destinado a ser calmado y  llevar la mente del observador a lo básico de la pieza. Por lo tanto, los diseños minimalistas ofrecen contenidos visuales concretos abordados de la simplicidad -no simpleza- de los recursos gráficos que se deben emplear para lograr desarrollos consecuentes, sin distracciones. Diseño Minimalista es mostrar sólo lo importante o lo realmente funcional.

Las obras del Minimalismo buscan la sencillez y la reducción para eliminar toda alusión simbólica y centrar la mirada en cuestiones puramente formales: el color, la escala, el volumen o el espacio circundante.
Minimalismo y Diseño Gráfico
El diseño gráfico minimalista sigue las características propias del estilo: la abstracción, la economía de lenguaje, purismo estructural y funcional, orden, reducción, síntesis, sencillez y concentración.La reducción de las formas a lo elemental, así como la predilección por emocionar a través de la mínima expresión es una de las bases de los diseñadores de este movimiento.


Minimalismo y Diseño Web

Lo que se busca es no sobrecargar el sitio con elementos que no aportan nada a la funcionalidad del mismo o al objetivo con que fue creado. Características: abundancia de los espacios en blanco, tipografía efectiva, maximizar el efecto de las imágenes, efectivo uso del color, claridad del propósito, eliminación de los elementos extra y enfoque.


Minimalismo y Diseño Industrial

En una decoración influida por el minimalismo, el contraste blanco-negro es el rey absoluto. Priman las líneas rectas, la ausencia de ornamentos y florituras, los muebles sencillos y funcionales, la disposición ordenada y los acabados finos.
Los creadores minimalistas reducen al máximo los elementos propios del arte, los volúmenes y formas en escultura. Buscan la belleza en la mínima expresión. Sus principales características son: máxima inmediatez, superficies inmaculadas, colores puros, formas simples y geométricas realizadas con precisión mecánica, y la utilización de materiales industriales de la manera más neutral posible para que no se alteren sus calidades visuales. Líneas puras, rectas, ambientes cálidos y a la vez acogedores. Colores claros, paredes limpias y mobiliario esquemático.



Minimalismo y Fotografía

Por norma en la fotografía minimalista se debe cumplir que haya una idea principal, un motivo único que debe de ser tratado por encima de todo lo demás y esto debe de ser tenido en cuenta antes de hacer la foto, ya que la manera de plantearla puede ayudar o no a conseguir una imagen limpia de elementos que puedan entorpecer el protagonismo del foco principal.
Una de las ventajas que nos ofrece la fotografía minimalista es que, evidentemente, no hace falta mucho para llegar a ella; casi cualquier entorno en el que nos encontremos es susceptible para hacer fotos minimalistas. Y la temática susceptible de ser “minimizada” es tan amplia como en cualquier otro tipo de fotografía; se pueden realizar fotografías minimalistas no solo a objetos, sino también a paisajes, a personas, etc.